Guirnalda de piñones y frambuesas.
Una receta muy navideña para endulzar estos días de frio y muy acorde con estas fechas.
Es un dulce tipo alemán, donde los frutos secos juegan un papel primordial y de paso “cuenta con una presencia bárbara y absolutamente irresistible”.
En esta ocasión, yo he utilizado como relleno piñones garrapiñados y mermelada de frambuesa; pero se puede usar cualquier tipo de frutos secos. Según gustos podemos añadir canela, en este caso no la he utilizado.
Esta bollería, es ideal para tomar recién hecha, conservando así toda su frescura y esponjosidad. Al día siguiente su textura es algo más compacta al no llevar ningún conservante ni colorante añadido.
He completado la decoración de la corona con una glasa de limón, que hace que conserve su frescura interna y la hace más crujiente por fuera.
Es ideal como colofón a una buena cena y también como desayuno o merienda.
Esta misma receta es ideal con ingredientes salados, aunque son menos habituales.
Espero que mi receta sea de vuestro agrado y con ella os deseo una dulce Navidad.

Ingredientes para la masa:
-400 g de harina de fuerza.
-15 g de levadura fresca de panadería.
-2 cucharadas de agua templada.
-140 ml de nata.
-3 yemas de huevo.
-40 g de mantequilla en pomada.
-Un pellizco de sal.
-50 g de azúcar.
-2 cucharadas de miel suave.
Ingredientes y preparación del relleno:
-250 g de piñones.
-1 nuez de mantequilla.
-3 cucharadas de azúcar.
-4 cucharadas de mermelada de frambuesa, tipo casera.
En una sartén ponemos una nuez de mantequilla y cuando se derrita incorporamos los piñones, tostándolos ligeramente con mucho cuidado que no se quemen. Agregamos el azúcar y removemos enérgicamente. Retiramos del fuego antes de que se derrita el azúcar y reservamos.
Ingredientes y preparación de la glasa:
-250 g de azúcar glas.
-Zumo de ½ limón.
-1 clara batida.
En un cuenco ponemos el azúcar, batimos la clara y exprimimos el zumo de ½ limón y removemos muy bien (si queda muy líquida añadimos más azúcar glacé).
Preparación de la masa:
-1 En un bol, ponemos la harina tamizada, la levadura fresca disuelta en 2 cucharadas de agua y la miel. Removemos, embolamos y dejamos reposar aprox. ½ hora tapada con un film, a temperatura ambiente.
-2 En otro bol, mezclamos la nata, el azúcar y las yemas de huevo, ligeramente batidas. Incorporamos a la mezcla anterior y amasamos muy bien con las manos. Al principio veremos que está muy compacto por la falta de grasas, pero lo solucionamos integrando la mantequilla a la mezcla, esta se la vamos agregando en pedacitos y seguimos amasando hasta que se absorba totalmente. Hacemos una bola de nuevo y dejamos reposar tapado durante 1,30h más o menos, momento en el que observaremos que la masa ha doblado su volumen.
-3 Mientras los ingredientes están levando, vamos a preparar el relleno. Una vez que tenemos crecida la masa, la sacamos del bol y extendemos sobre una superficie lisa untada con aceite, vertemos la masa en la superficie y procedemos a amasar con las manos, debe quedarnos una masa suave y esponjosa, que no se agarre a los dedos, en caso contrario, añadimos un poco más de harina, espolvoreándola sobre la masa. Ayudándonos de un rodillo amasamos haciendo un rectángulo, lo pintamos con mantequilla y vamos esparciendo sobre él el relleno de la mermelada y los piñones.
-4 Hacemos un rulo con cuidado, enrollando bien. Cortamos a la larga con un cuchillo y hacemos una especie de trenza. En la bandeja del horno ponemos un papel vegetal y colocamos la trenza en forma de corona.
 Precalentamos el horno a 170 grados y horneamos durante 30 min. aproximadamente.

Sacamos del horno y dejamos templar sobre una rejilla, vertiendo a continuación la glasa sobre la corona y ya tenemos nuestra corona lista para degustar.
¡Buen provecho!.

2 Comentarios:

Dejar un Comentario